Infertilidad en el hombre

 
 
 
Fecundar - hombre
 
En el hombre, las causas más frecuentes de infertilidad, son las alteraciones en la calidad en el eyaculado y, por consecuencia, son:

  • De tipo general: como el tabaquismo, estrés, consumo excesivo de alcohol, contaminación ambiental.

  • De tipo mecánico: impotencia o exceso de actividad sexual masculina.

  • Endocrinas: híper o hipotiroidismo, hipopituitarismo, síndromes androgenitales y diabetes severa.

  • Enfermedades o infecciones: varicocele, dermatitis, paperas (de niño) prostatovesiculosis y ciertas enfermedades de transmisión sexual.
 
 
 
Es el nombre técnico de cuando en el eyaculado de un varón sano no se encuentra ni un solo espermatozoide, siendo por tal razón imposible que embarace mediante relaciones sexuales. Es muy importante que todas las parejas jóvenes, al iniciar las relaciones sexuales estables realicen un espermograma. Si en el resultado existe algún problema siempre será mejor conocerlo y tratarlo a tiempo. La solución será más sencilla, ahorrará dinero y lo más importante sobre todo para la mujer, tiempo.

¿Cuáles son las causas?

El fallo testicular afecta aproximadamente al 1% de la población masculina general y al 10% de los varones que acuden a la consulta de andrología por infertilidad. La azoospermia que no es por causas obstructivas (como vasectomía o falta de conductos deferentes) era intratable hasta hace poco tiempo. A las parejas afectadas sólo se les podía ofrecer la opción de adopción o la inseminación con semen de donante. Diversos estudios clínicos han modificado los conocimientos en este tema. Se ha observado que en estos varones en muchas ocasiones existen áreas del testículo que producen espermatozoides sanos junto con otras que no los producen o lo hacen con severas anomalías.

¿Qué opciones de tratamiento hay actualmente?

Antes se creía que los espermatozoides debían atravesar todo el tracto reproductor masculino para fertilizar el óvulo femenino. Ahora se sabe que los espermatozoides que se recuperan del testículo son perfectamente capaces de producir embarazos y gestaciones totalmente normales. Es decir, se puede extraer espermatozoides de los testículos de los varones con azoospermia obstructiva (en el 100% de los casos) y en varones con azoospermia no obstructiva, es decir con fallo testicular (en más del 40%) de los casos y posteriormente utilizarlos en técnicas de reproducción asistida, fertilización in Vitro con microinyección espermática, con un elevado porcentaje de posibilidades de conseguir embarazos y partos normales.
 
 
La infertilidad por factor masculino también puede estar causada por anormalidades en la forma y el tamaño de los espermatozoides. Al igual que el recuento bajo de espermatozoides, al menos el 50% de los espermatozoides en la eyaculación debe tener una forma y un tamaño adecuados para considerarse normal. La infertilidad en el hombre puede presentarse cuando la forma del espermatozoide evita que éste tenga una movilidad o una fuerza normal para penetrar el óvulo. De hecho, algunos especialistas creen que la forma anormal del espermatozoide repercute más en la infertilidad masculina que la baja movilidad o la oligospermia.

Algunas de las anormalidades morfológicas comunes en los espermatozoides, pueden ser: una cabeza demasiado grande o demasiado pequeña, dos cabezas, dos colas,- una cabeza cilíndrica o muy fina, una cola torcida, etc.
 
 

Trastornos del pene que causan dificultades en las relaciones sexuales

Diversas alteraciones en el pene pueden causar que el coito por la parte masculina sea difícil o imposible. Las causas más frecuentes que dificultan mecánicamente el coito son la fimosis y la incurvación de pene.Anomalías genitales masculinas:

Pene pequeño

No existe la definición ni el estudio de pene pequeño en ningún tratado de Urología. Sin embargo sí es un término frecuentemente consultado en Internet (23.240.000 referencias a 28 de diciembre de 2006). Es prácticamente imposible ver una página de respuesta a “pene pequeño” sin publicidad o sin que acabe solicitando un número de tarjeta de crédito. Muchos de los artículos anunciados persiguen conseguir penes más largos y/o anchos. En ningún caso lo conseguirán.

¿Se puede alargar el pene?

Existen procedimientos para dar al pene el aspecto de ser más largo mediante cirugías de eliminación de la grasa del pubis, cirugías de recolocación del escroto o bien con aparatos de tracción. Con estas maniobras el pene puede llegar a “parecer” más largo en flacidez, jamás en erección donde no hay un solo procedimiento descrito que consiga alargamiento (ni siquiera en apariencia). Se pueden conseguir alargamientos de pene, como de orejas o labios en ciertas tribus africanas, pero siempre deformando el original. No hay más tejido que el que hay, de momento.

¿Cuáles son las dimensiones “normales”?

El pene en flaccidez se mide desde la piel pubo-peneana hasta el meato uretral. El pene estirado se mide igual pero en extensión máxima del pene. La medida del pene en flaccidez no se relaciona con la medición en erección. La medición del pene estirado sí se relaciona con la medición en erección. Se considera la medida media del pene en flacidez de 8,8 cm. ± 2,4 cm., estirado de 12,4 cm. ± 2,7 cm. y en erección de 12,9 cm. ± 2,9 cm. Un pene pequeño es el que se encuentra por debajo de estas medidas. Sólo se deberían considerar como candidatos al alargamiento de pene a los varones con penes en flaccidez por debajo de 2,5 desviaciones estándar (DE) de estas medidas, es decir penes con una longitud en flacidez menor de 4 cm. y en estiramiento o en erección menor de 7,5 cm.