Fecundación In Vitro (FIV)

 
 
Fecundar - fertilizacion-in-vitro
La Fecundación In Vitro es la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio, con el fin de obtener un número apto de embriones disponibles para transferir al útero materno. Hoy en día se ha convertido en el punto convergente de todos aquellos fallos reproductivos, que inicialmente no se han resuelto de forma más sencilla con los tratamientos descritos anteriormente. Además la Fecundación in Vitro, y más concretamente la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), es la solución a la infertilidad masculina.

Etapas del proceso

La Fecundación in Vitro consta de seis fases: estimulación del ovario con hormonas, extracción de ovocitos, inseminación de los mismos, cultivo in vitro hasta embrión en diferentes estadios de desarrollo, transferencia embrionaria y congelación y descongelación de embriones en su caso.

La estimulación del ovario


Con hormonas, denominadas gonadotropinas, que inducen la formación de un mayor número de folículos, dentro de los cuales hay un ovocito, lo cual nos permite obtener varios óvulos en un mismo ciclo y es necesaria, ya que las posibilidades de embarazo aumentan de forma proporcional al número de embriones transferidos, puesto que no todos los ovocitos obtenidos llegan a ser embriones aptos para la transferencia.

Extracción de ovocitos

Se efectúa mediante una punción transvaginal bajo control ecográfico. La duración promedio de esta intervención es de unos 15 minutos, se realiza bajo sedación y la paciente está en condiciones de marcharse a su domicilio tras 20 ó 30 minutos. El riesgo de sufrir alguna complicación durante la extracción de ovocitos es de 1 por cada 2.500 casos, por lo que se puede considerar exiguo.
 
Inseminación
 
Cultivo in Vitro del Embrión
 
Transferencia embrionaria
 
Congelación y descongelación de embriones
 
Resultados en Fecundar
 
¿Quiénes son candidatos para optar por la Fertilización In Vitro?